Pontegadea, la inmobiliaria de Amancio Ortega y la compra de la Torre Picasso a FCC

No podíamos empezar el año sin hacer referencia a la mayor operación inmobiliaria de los últimos años: la compra de la Torre Picasso por parte de Pontegadea, la inmobiliaria de Amancio Ortega, que se consolida como una de los mayores inversoras, si no la mayor, en activos inmobiliarios de este país.
En los días previos a Navidad, se especulaba con el valor de la oferta que Ortega había lanzado para adquirir el rascacielos, apuntando casi todas las noticias a la cifra de 500 millones de euros. La cifra final era un 20% más baja, y dos días antes de terminar el año, Baldomero Falcones, presidente de FCC lograba vender tan singular edificio en los cuatrocientos millones de euros.

FCC ya venía desinvirtiendo de activos no estratégicos para centrarse en sus actividades medioambientales, energéticas y de infraestructuras, y en esta línea, la compañía controlada por Esther Koplowitz, ya se había deshecho de aparcamientos, ITVs y otros edificios de oficinas y singulares; entre ellos, vendía (según diversos medios) al también empresario gallego Luis Fernández Somoza, dueño de transportes Azkar, sus edificios de las calles Balmes en Barcelona, y Federico Salmón en Madrid, por 60 millones de euros, reduciendo su deuda hasta los siete mil ochocientos millones, un 10,6% menos que el año anterior. FCC prevé inaugurar a finales de 2012 su nueva sede en Las Tablas, Madrid, un edificio de nueve plantas y 14.000 metros cuadrados de superficie, que ocuparán 1.450 trabajadores de la empresa.

La operación de desinversión de FCC en La Torre Picasso no era un secreto, de hecho había otras cuatro ofertas y muy cerca estuvo un fondo de inversión extranjero de hacerse con la compra. Y aunque FCC manifiesta obtener plusvalías por valor de 180 millones con las últimas ventas, lo cierto es que el precio de La Torre Picasso se sitúa muy por debajo de la tasación de 850 millones de euros en los que fue valorado el rascacielos antes del estallido de la crisis inmobiliaria, en el mismo verano de 2007.
Pontegadea por su parte, con 2.428 millones de euros de Fondos Propios y 684 de deuda a largo plazo, según las últimas cuentas presentadas, adquiere un nuevo edificio emblemático, después de las compras en 2007 de varias sedes al Banco Santander y otros edificios históricos de oficinas en Madrid por valor de 458 millones de euros. Pontegadea, que mantenía activos inmobiliarios en España por valor de 1.007 millones de euros el pasado año, dispone también de activos inmobiliarios en Francia, Estados Unidos, Reino Unido (por valor de 455 millones) y Portugal, e informa así mismo en sus cuentas de 2010 que el 90% de estos están dedicados al alquiler de oficinas y locales comerciales, y el resto a explotaciones hoteleras.

Este mismo año, según informaba La Opinión, Pontegadea adquiría un local comercial de 3.600 metros cuadrados en la 5ª avenida de Nueva York, por un valor de 324 millones de dólares.
Por otra parte, es reseñable que las también sociedades de Amancio Ortega, Alazán Inversiones 2001 y Keblar Inversiones, que utilizaba como vehículos de inversión, comunicaron a finales del pasado año a la CNMV su cambio de naturaleza jurídica convirtiéndose en sociedades anónimas y su cambio de actividad, dedicadas ahora a la inversión inmobiliaria, y formando parte de la reorganización estratégica del negocio e inversión inmobiliaria del empresario fundador de Inditex.

La Torre Picasso

Diseñada por el arquitecto japonés Minoru Yamasaki, el mismo que diseñó el desaparecido World Trade Center de Nueva York, contó con la colaboración de los arquitectos Jorge Mir Valls y Rafael Coll Pujol. La Torre Picasso fue inaugurada en diciembre de 1988, seis años después de iniciar su construcción a finales de 1982.

Tiene una altura de 157 metros sobre rasante, y durante años ostentó el privilegio de ser el edificio más alto de España, hasta la construcción del Gran Hotel Bali de Benidorm en Alicante, continuando como el edificio más alto de Madrid, título que le arrebataron las Torres del CTBA.
Tiene una superficie edificada de 121.000 m2 dispuestos en 45 plantas de 38 x 50 metros, de las que 42 están destinadas a alquiler de oficinas (71.000 m2 del total), con un precio medio de 30 euros/m2.

Cuenta además con más de 800 plazas de aparcamiento, y su ubicación en el corazón económico financiero de Madrid, en Azca, le ha supuesto mantener una ocupación prácticamente total a lo largo de sus más de veinte años de historia. El pasado ejercicio, la Torre Picasso, gestionada por la sociedad Per Gestora Inmobiliaria, S.L. ha obtenido una cifra de facturación de 26 millones de euros. La Torre alberga unos 6.000 trabajadores, y recibe unos 1.500 visitantes adicionales diarios.

Su momento más crítico pudo vivirlo a finales de 1999, cuando según confirmó posteriormente la propia banda terrorista ETA, tenía intención de derribarla con 1.700 kg de explosivos cargados en dos furgonetas bomba interceptadas cerca de Calatayud (Zaragoza) por la Guardia Civil.