El Gobierno aprueba el Real Decreto de Certificación Energética

El Consejo de Ministros ha aprobado el nuevo Real Decreto de Certificación Energética siguiendo las exigencias de Bruselas al respecto. La principal novedad que recoge frente al anterior Real Decreto, el RD 47/2007, es que aumenta su ámbito de actuación.

Así, a partir del 1 de junio todo el que quiera vender o alquilar una vivienda, un edificio o un local construidos antes de 2007 deberán tener la certificación energética emitida por técnicos competentes, bien sean arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros o ingenieros técnicos.

La certificación energética se trata de un documento que analiza el consumo energético del inmueble así como posibles mejoras. Las viviendas, edificios y locales se clasificarán con un código de color y letras semejante al que ya llevan los electrodomésticos desde más eficaz en cuanto a consumo de energía hasta menos, desde la «A» (menor consumo) hasta la «G» (mayor consumo).

El original de este certificado deberá presentarse en la firma del contrato de compraventa, mientras que en el caso del alquiler se podrá presentar una copia. Además la etiqueta deberá incluirse en la publicidad, sea el soporte que sea, que se haga del inmueble.

La validez del documento será de 10 años y el coste, sin determinar, será asumido por el propietario del inmueble.

No obstante no será obligatorio tener una calificación mínima para vender o alquilar el inmueble en cuestión, aunque en caso del comprador o inquilino puede ser un factor a tener muy en cuenta.

Entre los aspectos que se analizarán para emitir el certificado están la orientación y los materiales de la fachada, la calidad de las ventanas y persianas y el tipo de calefacción y combustible que utilice.